El més nou en el blog

21
mai 2014

La acción humanitaria sobre el terreno: visiones y retos

Señoras y señores representantes, amigas y amigos de la Cruz Roja:

 

Tengo el honor de representar ante ustedes a una Institución, el Comité Internacional de la Cruz Roja, que el año pasado celebró su 150º aniversario, fruto de la inspiración de un joven hombre de negocios suizo, Henry Dunant, ante los horrores de que fue testigo tras la batalla de Solferino, en el norte de Italia, en 1859.

 

Consternado por la carnicería de soldados muertos o moribundos, Dunant constató la necesidad de organizar la asistencia humanitaria a través de voluntarios cualificados y servicios médicos que atendieran a los soldados heridos de ambos bandos, para lo cual, comprendió que era necesaria la cooperación internacional. Ello condujo a la creación del Comité Internacional de la Cruz Roja en 1863, seguido de las primeras Sociedades Nacionales, entre ellas la Cruz Roja Española, y de la adopción en 1864 del primer Convenio de Ginebra.

 

La Cruz Roja nació en la misma época que la fotografía (...). Al igual que esta última, el CICR ha tenido que adaptarse a una sociedad en constante evolución humana y tecnológica, reflejar las nuevas realidades e integrarlas ateniéndose, incluso aferrándose, a sus principios de base (sus Principios Fundamentales) y a su convicción de que una aportación exterior, por pequeña que sea, puede tener una gran trascendencia.

 

Existe una estrecha relación entre el CICR y la fotografía, ambos testigos de su época o, más bien, de sus épocas, y, por lo tanto, a menudo espectadores privilegiados de los capítulos más oscuros de la historia reciente de la humanidad. Mucho más gráfica que el dibujo o la pintura, la fotografía se convirtió rápidamente en una herramienta que permitió al CICR documentar el sufrimiento y la situación de las personas afectadas por los conflictos. Una de las primeras fotografías que ilustran la labor del CICR data de la Guerra de los Balcanes (1912-1913) y muestra al doctor De Marval atendiendo a los heridos a bordo de un buque de guerra serbio.

 

A lo largo de los años y, especialmente en la actualidad, los fotógrafos profesionales han trabajado y contribuido a afianzar la labor humanitaria del CICR mediante las fotografías que toman en los contextos en que el CICR se dedica a ayudar activamente a las personas afectadas directamente por la violencia. Estas fotografías sirven de soporte a la comunicación pública de la institución y enriquecen su memoria viva: sus archivos.

 

Fue así como Jean Mohr empezó a colaborar con el CICR con reportajes fotográficos en Yemen en 1963, durante la Guerra de los Seis Días en 1967, en 1971 en la India, en 1982 en Líbano, y en Israel y los territorios palestinos ocupados en 2002. Nacido en 1925, Jean Mohr fue, además, delegado del CICR entre febrero de 1949 y abril de 1959 en Hebrón, coincidiendo con la labor de socorro llevada a cabo por el CICR en los territorios palestinos, la Palestina actual. Su obra fotográfica, de una gran sensibilidad, es un recuerdo valiosísimo para las víctimas de estos conflictos y sus seres queridos, así como para nuestra Institución y para el conjunto de la humanidad.

Como ya mencioné en el preámbulo, el CICR ha celebrado recientemente sus 150 años de acción humanitaria, una parte de los cuales ha sido plasmada por Jean Mohr. Sin embargo, la prestación de una ayuda humanitaria internacional organizada ha sufrido cambios significativos desde su concepción a finales del siglo XIX.

 

Solo en la última década, el volumen de la asistencia humanitaria ha crecido exponencialmente. Aun a riesgo de parecer pesimistas, creemos que la necesidad de ayuda humanitaria seguirá aumentando significativamente, incluso en los supuestos más optimistas. Por una parte, los conflictos armados y otras situaciones de violencia, la incidencia y el riesgo crecientes de catástrofes relacionadas con fenómenos climáticos extremos, el aumento de las desigualdades a la hora de acceder a los alimentos y el agua, y la inestabilidad política y económica multiplicarán las necesidades, lo que hará aumentar la demanda de ayuda humanitaria. Por otra parte, los recursos económicos son escasos por naturaleza y la competencia por obtener fondos es cada vez más reñida.

 

Asimismo, el número y la diversidad de organizaciones involucradas es cada vez mayor. Las potencias emergentes han venido adquiriendo un mayor protagonismo como donantes y actores humanitarios que también desean influir en las cuestiones humanitarias de ámbito mundial. Muchos desean demostrar que son dirigentes regionales y mundiales responsables y aspiran, como es natural, a tener un mayor poder de decisión a la hora de formular las políticas y prácticas humanitarias. Algunos se rigen por modelos distintos de los tradicionales, que tienden a percibir como occidentales. Sus intereses económicos y de seguridad suelen diferir de los de las potencias tradicionales, lo que puede influir en su modo de abordar los problemas humanitarios.

 

Los actores internacionales tradicionales, entre ellos los organismos de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, en su mayoría ONG occidentales, ya no pueden hacer valer su experiencia exclusiva ni reclamar una licencia ilimitada para intervenir. Asimismo, nuevos actores, en particular el sector privado, nuevas ONG y organizaciones religiosas benéficas están transformando el sector humanitario. Aunque esto ha abierto la puerta a nuevas asociaciones, especialmente en el plano local, su modus operandi suele ser diferente de los métodos tradicionales y no siempre se apoya en los mismos principios.

 

Por lo que respecta al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, la fundación del CICR y, posteriormente, de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja trajo consigo el desarrollo de una labor humanitaria concertada y coordinada en favor de las víctimas de la guerra basada en el derecho internacional humanitario. Lo que había empezado como una obra benéfica para prestar socorro en momentos de urgencia se fue transformando con el tiempo en una gama de actividades profesionales mucho más compleja. Actualmente, dichas actividades se dirigen a fortalecer la capacidad de resistencia y recuperación de las comunidades y a mejorar su capacidad de hacer frente a emergencias complejas y recurrentes. Las intervenciones humanitarias también se han integrado en programas más amplios que abordan no solo las consecuencias, sino las causas subyacentes a la vulnerabilidad de las personas afectadas por las crisis.

 

Uno de los ejes fundamentales del cometido del CICR de proteger y ayudar a las personas vulnerables, que se ha mantenido intacto en más de 150 años pese a los cambios registrados en su entorno, ha sido el carácter neutral, imparcial e independiente de su labor humanitaria (principalmente en los conflictos armados y otras situaciones de violencia, de conformidad con el mandato encomendado a la Institución en virtud del derecho internacional humanitario y de los Estatutos del Movimiento). Demostrar en la práctica la importancia de un planteamiento contextualizado y basado en principios no solo requiere una actuación directa en el terreno, sino también influir en los demás para que actúen, lo cual en la práctica nos exige trabajar en los ámbitos operacional, jurídico y diplomático para granjearnos la aceptación y el respeto más amplios posibles y obtener así un mayor acceso humanitario a las personas necesitadas.

 

¿Qué supone esto en la práctica para una organización humanitaria como el CICR? ¿Cuáles son los principales problemas y limitaciones que debemos afrontar en el ejercicio de nuestra misión en un entorno tan complejo como el actual, en el que el ya de por sí deplorable coste humano de la violencia se ve agravado por las catástrofes naturales y las crisis socioeconómicas?

 

No es de extrañar que una de las prioridades actuales del CICR, que también constituye su operación de mayor envergadura en términos presupuestarios, sea su intervención ante la crisis de Siria. Tras más de tres años de enfrentamientos, las consecuencias humanitarias del conflicto armado en la población, no solo de Siria, sino allende sus fronteras, han sido catastróficas. Aunque el CICR cuenta con más de 200 colaboradores en Siria, que trabajan codo con codo con nuestro asociado principal, la Media Luna Roja Árabe Siria, para distribuir alimentos y otros artículos de primera necesidad, restablecer el suministro de agua potable y restablecer el contacto entre las personas separadas por el conflicto, todavía queda mucho por hacer para ayudar a las personas que están sufriendo y atender sus ingentes necesidades.

 

Evidentemente, sin una solución política al conflicto, difícilmente se pondrá fin al sufrimiento. Mientras tanto, la función que corresponde a organizaciones humanitarias como el CICR es ayudar a aliviar las consecuencias del conflicto armado sin cuestionar sus causas. Sin embargo, dicha función está planteando grandes dificultades en un contexto como el de Siria, cuya complejidad se ha convertido en un emblema de los numerosos retos a los que se enfrenta la acción humanitaria en la actualidad en todo el mundo.

 

Entre estos retos, cabe destacar la politización de la ayuda; el aumento de la brecha entre las necesidades humanitarias y la capacidad de satisfacerlas de manera eficaz, así como de la brecha entre las promesas y las actuaciones concretas puestas en marcha en el terreno. Por otro lado, los numerosos actores humanitarios están cada vez más alejados de las personas a las que pretenden ayudar. A ello hay que añadir el gran número de grupos armados, algunos muy radicales, que no necesariamente respetan o aceptan la labor humanitaria imparcial. Lograr que todas las partes en un conflicto respeten el derecho internacional humanitario y otras normas jurídicas es una lucha constante.

 

Cuando ocurren catástrofes naturales en zonas afectadas por un conflicto armado, como sucedió con el devastador tifón Haiyan que asoló varias regiones de Filipinas a finales del año pasado, el CICR puede desplegar una intervención de urgencia, a menudo en colaboración con la Sociedad Nacional (en este caso, la Cruz Roja de Filipinas).

 

El mecanismo de despliegue rápido del CICR permitió movilizar a una gran cantidad de personal de emergencia, así como a otros expertos de las Sociedades Nacionales, entre ellos, especialistas en salud, agua y alojamiento, seguridad económica, logística y restablecimiento del contacto entre familiares, lo que ayudó a reforzar las estructuras existentes del CICR.

Cabe destacar otros entornos especialmente difíciles como Somalia y el norte de Malí, ambos claros ejemplos de las duras consecuencias humanitarias de la combinación de la crisis alimentaria con la inseguridad crónica y los enfrentamientos por un lado, y de las limitaciones al acceso humanitario por otro.

 

La propagación de la inestabilidad y las tensiones más allá de sus fronteras pone en evidencia las repercusiones regionales de ambas crisis. Asimismo, las situaciones alarmantes que se viven en la República Centroafricana y en Sudán del Sur están planteando graves dificultades para acceder a las personas atrapadas en la espiral de violencia.

 

La inseguridad constituye un serio problema en diversos contextos. Por ejemplo, en Siria, tanto el CICR como la Media Luna Roja Árabe Siria lo han vivido en primera persona. Desde el estallido del conflicto, la Media Luna Roja Árabe Siria ha perdido a 34 colaboradores y voluntarios, una cifra simplemente espantosa. Solo en los dos últimos meses perdieron la vida dos colaboradores del CICR, uno en la República Centroafricana y otro en Sudán. Asimismo, en algunas zonas de Afganistán y Pakistán las condiciones de seguridad siguen siendo muy frágiles, lo que supone una traba para el desarrollo de las operaciones humanitarias.

 

Ante estos retos, el objetivo más apremiante del CICR en todo el mundo es lograr un mayor acceso humanitario a las personas afectadas directamente por los conflictos. Ello nos exige mantener una presencia operacional pertinente y adaptable, fiel a nuestros Principios Fundamentales. Ello, a su vez, requiere un planteamiento basado en las necesidades, próximo a los beneficiarios y que cuente con la participación de todas las partes interesadas, incluidos los grupos armados no estatales. Ganarse la confianza y aceptación de las partes, principalmente mediante el diálogo bilateral y confidencial, es la clave de nuestra labor.

 

Así es como negociamos el acceso a las zonas afectadas por los conflictos en ambos lados del frente y a lugares sensibles como los centros penitenciarios, a efectos de comprobar las condiciones de detención.

 

Con este fin, un elemento esencial de la estrategia del CICR es seguir estrechando y desarrollando las asociaciones, fundamentalmente en el seno del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, la red humanitaria más grande del mundo que cuenta con el apoyo de millones de voluntarios. Esto es especialmente importante en el plano local, ya que nos permite conocer a fondo la situación en el terreno y las necesidades de las diversas comunidades. Asimismo, es necesario seguir mejorando la forma en que conectamos con otras intervenciones del sector humanitario o las complementamos, en particular, con las iniciativas dirigidas por las Naciones Unidas y los Estados con el fin de proteger y ayudar a las personas afectadas por los conflictos armados.

 

El CICR y sus asociados deben seguir colaborando para buscar fórmulas nuevas e innovadores que nos permitan hacer frente a los nuevos obstáculos que se plantean a la labor humanitaria. Ello requiere desarrollar la capacidad, flexibilidad y movilidad de nuestros colaboradores para actuar con eficacia en entornos complejos.

 

Por lo que atañe al derecho internacional humanitario, el CICR se ha marcado una serie de prioridades que está tratando de llevar a buen puerto. Por un lado, está instando a los Estados a que ratifiquen y den cumplimiento al histórico Tratado sobre el Comercio de Armas, aprobado en abril de 2013.

 

La finalidad humanitaria de este tratado es evidente, ya que aspira a reducir el sufrimiento humano y a salvar vidas prohibiendo la transferencia de armas dondequiera que puedan ser utilizadas para cometer violaciones graves del derecho internacional humanitario, entre otros delitos graves.

Por otro lado, el CICR está siguiendo de cerca los rápidos avances tecnológicos que se vienen registrando en el desarrollo de medios y métodos de guerra, en particular, el creciente uso de armas manejadas por control remoto, automatizadas y autónomas, como los aviones pilotados por control remoto, así como la conducción de las hostilidades en la guerra cibernética. La conformidad de muchos de estos avances con el derecho humanitario ha despertado serios recelos, en particular, por lo que se refiere a su capacidad de distinguir entre combatientes y civiles.

 

Otra prioridad es la iniciativa conjunta impulsada por Suiza y el CICR en la XXXI Conferencia Internacional, celebrada en 2011, para fortalecer el cumplimiento del derecho internacional humanitario. El objetivo de dicha iniciativa es analizar el rumbo a seguir en relación con ciertos aspectos de los mecanismos de control internacionales.

 

También en esa conferencia se abordó la necesidad de fortalecer el derecho internacional humanitario para proteger a las personas privadas de libertad en los conflictos armados no internacionales, especialmente por lo que atañe a sus condiciones de detención, al trato dispensado a grupos vulnerables de detenidos, al internamiento, y a los traslados.

 

Por último, con miras a seguir ampliando su alcance operacional, el CICR se ha propuesto ampliar su capacidad de ejercer la diplomacia humanitaria en favor de la población afectada por los conflictos amados y otras situaciones de violencia. Aprovechando su presencia mundial y sus contribuciones a los debates multilaterales, el CICR está trabajando para ampliar y estrechar sus relaciones con los Gobiernos, círculos académicos, organismos normativos, organizaciones de la sociedad civil y empresas privadas. El objetivo es intercambiar experiencias, reflexionar sobre ciertos dilemas de la actualidad y cooperar en el desarrollo de fórmulas innovadoras para la prestación de asistencia humanitaria.

 

Actualmente, el CICR está ultimando su estrategia institucional para el período comprendido entre 2015 y 2018, que básicamente será una "brújula" que orientará y fundamentará nuestras elecciones y decisiones en un entorno de trabajo inestable. En efecto, el entorno ha ido evolucionando a lo largo de los años y han surgido nuevas realidades a las que hemos tenido que adaptarnos; sin embargo, nuestro objetivo de fondo ha sido siempre el mismo: garantizar la pertinencia y la eficacia de la presencia operacional del CICR en los conflictos armados y otras situaciones de violencia que asolan el mundo, haciendo de las necesidades de las personas el eje fundamental de nuestra labor y fortaleciendo su capacidad de resistencia como parte de nuestro cometido.

 

Nuestro Movimiento, con el CICR a la cabeza, está dispuesto a seguir desempeñando su función y encender la llama de la esperanza en todas las situaciones que pongan a prueba la dignidad y la entereza humana.

 

Tengan la certeza de que, en todos esos lugares, por peligrosos que sean, nos encontraremos con testigos como Jean Mohr, fotógrafos profesionales, e incluso, con cada vez más frecuencia, con fotógrafos aficionados que utilizan la fotografía como vehículo para plasmar la realidad. De este modo, los destinos del Movimiento y de la fotografía seguirán estando intrínsecamente unidos.

Escrit per Alexandra Gabarró

Per a la Creu Roja, la indiferència no és una opció

"La indiferència no és una opció " és el lema de la campanya que va promoure la Creu Roja el 2013 per conscienciar la societat sobre la terrible lacra que representa la violència de gènere. Aquesta campanya reiterava el compromís de l'entitat amb les dones que són víctimes d'aquesta violència masclista, amb la promoció d'actuacions d'atenció, suport, protecció i promoció d'aquest col•lectiu.

 

"Paraules que generen igualtat" és la campanya d'aquest any 2014, campanya que té per objectiu promoure, en especial entre els més joves, l'ús d'un llenguatge inclusiu, no sexista. És una campanya centrada en el llenguatge perquè aquest construeix realitats, genera imaginaris i cal treballar perquè pugui ser una eina per promoure una societat més inclusiva i igualitària.

 

La Creu Roja té com a finalitat, recollida en l'article 5.1 dels seus Estatuts, "la promoció de la igualtat entre els homes i les dones i la no discriminació per raons de sexe". També els seus Principis Fonamentals recorden aquesta prioritat d'igualtat de tracte, prioritat que la porta a promoure campanyes de sensibilització amb el convenciment que poden contribuir a transformar progressivament els esquemes tradicionals i poden promoure un canvi positiu en les nostres pràctiques individuals i col•lectives on la violència contra les dones no tingui cabuda, on la indiferència davant d'aquesta violència, tampoc.

 

És difícil en un moment com l'actual de ja llarga i profunda crisi, de dificultat extrema per a les persones que no aconsegueixen un lloc de treball, parlar sobre gènere i sobre igualtat però és imprescindible fer-ho perquè la realitat ens demostra que estem encara molt lluny de ser una societat on les dones puguin tenir les mateixes oportunitats, on es puguin sentir segures i iguals.

 

Un estudi de l'Agència de Drets Fonamentals de la Unió Europea (FRA), que s'ha presentat aquesta mateixa setmana s'ha encarregat de recordar-ho. És un estudi exhaustiu sobre violència masclista, basat en la informació recollida a partir d'entrevistes qualitatives fetes a 42.000 dones dels 28 països de la UE. Una àmplia mostra que aporta dades inacceptables sobre l'extensió, tant en l'àmbit privat com en l'àmbit públic, de la violència masclista. Aquestes dades que mostren fins a quin punt "la indiferència no és una opció".

 

Algunes dades que revela són que un total de 62 milions de dones europees - una de cada tres- d'entre 18 i 74 anys ha patit violència física o sexual. També indica que 9 milions de dones, el 5% de les europees majors de 15 anys han estat violades i que només una de cada tres dones que van patir agressions físiques per part de la seva parella va presentar denúncia.

 

El 43% de les dones ha patit alguna forma de violència psicològica per part de la seva parella actual o una parella anterior i el 33% ha tingut experiències infantils de violència física o sexual a mans d'un adult.

 

L'estudi també assenyala que el 55% de les dones majors de 15 anys ha patit alguna forma d'assetjament sexual, el que equival a 100 milions de dones, per part d'un familiar, un cap, un amic o company de feina, un client...També indica que el 97% dels agressors són homes.

 

El 58% de les persones que participen en projectes d'intervenció social de la Creu Roja són dones en dificultat social. Són dones amb moltes fortaleses, però també amb moltes dificultats per conciliar la vida personal, familiar i laboral. La corresponsabilitat en matèria de conciliació és una prioritat en aquest moment per a la Creu Roja. Per això, és important una presa de consciència sobre la necessitat que aquesta conciliació sigui abordada com una tasca comuna, no com a responsabilitat exclusiva de les dones. Això les perjudica especialment, les aboca a jornades parcials, a treballs inestables i a dificultats de promoció. L'ocupació és una eina fonamental d'inclusió social. Proporciona d'independència econòmica i assegura accés als recursos bàsic, és una important font d'autoestima i reconeixement social. És una forma de participació en la societat i, en el cas de les dones immigrants, una eina fonamental d'integració en la societat d'acollida.

 

Per a les dones víctimes de violència, és també una necessitat fonamental recuperar la seva feina, mantenir-la o accedir de nou a un lloc de treball si l'han perdut al llarg del procés viscut. Però cal garantir l'atenció i el suport de recursos específics que els hi permetin superar les situacions viscudes i aconseguir de nou una vida ordinària. En aquest sentit, preocupa que aquests recursos siguin cada cop més petits perquè poden afectar de manera molt negativa a la recuperació, però també a la detecció, prevenció, atenció i protecció de noves víctimes. És cert que tenim un marc legal en matèria de violència de gènere considerat com a model per d'altres països de la UE, però també és cert que els pressupostos per al seu desenvolupament han patit una reducció molt considerable en aquest període de crisi (més del 30%). Abans, hem fet esment d'algunes dades terribles en el conjunt de la UE però les que tenim aquí: tres dones mortes aquesta mateixa setmana potser haurien de fer reconsiderar prioritats perquè, també en l'actual context de dificultat, de crisi socioeconòmica, aquestes dones en situació d'extrema vulnerabilitat, en moltes ocasions, romanen invisibles.

 

Etiquetat sota
Escrit per Alexandra Gabarró
Publicat a Inclusió social

Nova formació T'acompanyem

Desde l'any 2012, la Creu Roja a Catalunya i el Fútbol Club Barcelona realitzen conjuntament el projecte "T'acompanyem" dissenyat i destinat als socis del club amb dificultats de mobilitat.

Gràcies a la gran tasca realitzada per part dels voluntaris de la Creu Roja, el projecte comença a tenir la seva continuïtat i en dos anys s'ha convertit en el "projecte social més important que és realitza al Camp Nou", segons el vicepresident de la entitat culé, el senyor Jordi Cardoner.

La tasca que es realitza consisteix en dues parts:

  1. Acompanyar al soci desde la seva casa fins a l'estadi (servei realitzat íntegrament per part de l'assemblea de la Creu Roja a Cornellà).
  2. Fer l'acompanyament desde l'estadi fins el seu seient i, un cop acabat el partit, el servei de tornada fins a la sortida del camp.

 

Mentrestant, els voluntaris poden gaudir de l'esdeveniment fins el minut 75, quan han de tornar al seu lloc per fer el servei de tornada, igual que han de presentar-se en el mateix lloc durant la mitja part.

La tasca de l'acompanyament en sí consisteix en arribar dues hores abans dels començament del partit i acompanyar als usuaris amb problemes de mobilitat que així ho demanen, des del recinte fins al seu seient.

 

Ara toca obrir una nova formació per incorporar més voluntaris al projecte T'acompanyem, i ho farem el dia 25 de gener de 2014, de 10h a 14h a les instal·lacions del Fútbol Club Barcelona, auditori 1899. Per aquest motiu, us convidem a tothom a participar en el projecte com una tasca addicional, desprès de complir amb les activitats de vostres assembles. Les condicions genèriques per participar en aquesta activitat són:

 

     - Ser major de 18 anys.

     - Ser voluntaris actius que participen activament en les tasques de la seva assemblea.

     - Tenir condició física per poder portar la cadira de rodes.

 

Per poder inscriure's al projecte,  cal posar-se en contacta amb els vostres referents de voluntariat i fer la preinscripció mitjançant aquest enllaç:

http://www.creuroja.org/AP/CM/4148P36/Formacio_Basica_Projecte_T_acompanyem.aspx?tmp=8

 

Un cop feta la preinscripció, s'enviarà un correu electrònic conforme s'ha realitzat correctament. En cas contrari, poseu-vos en contacte amb el responsable de la formació.

 

La data límit de preinscirpció és el 22 de gener de 2014.

 

Un cop tancada la inscripció, us enviarem el correu per confirmar si esteu seleccionats.

Per qualsevol dubte, sóc en Kenan Terzic i us donaré tota la informació que necessiteu via correu electrònic :

 

Aquesta adreça electrònica s'està protegint contra robots de correu brossa. Necessiteu que el JavaScript estigui habilitat per a mostrar-la i al telèfon 93.489.01.55 (de 10h a 17h).

 

Ens veiem al camp, companys.

Escrit per kenan
Publicat a Inclusió social

Pàgina 3 de 12

DARRERS ARTICLES PER TEMÀTIQUES

ACTIVITAT

L’opinió de la Creu Roja sobre l’acord entre la UE i Turquia

Des de nombroses Societats Nacionals de la Creu Roja, volem expressar la nostra profunda preocupació per l'emergent impacte humanitari de l'acord signat recentment entre la UE i Turquia per frenar...

Javier Senent | 05 abr. 2016

Salvar vides | Sigueu el primer en comentar-ho!

Llegiu-ne més

"Més de cent mil raons per formar-ne part"

Vaig entrar de voluntària a l'assemblea de Caldes d'Estrac el març de 2013, en l'àmbit de Socors i emergències.   Actualment, continuo col·laborant a Socors i emergències i també a Intervenció social...

Elena Torrentó | 09 febr. 2015

Salvar vides | Sigueu el primer en comentar-ho!

Llegiu-ne més
“Recibo mucho más de lo que doy”

“Recibo mucho más de lo que doy”

Soy una persona muy activa, extrovertida y necesito estar en contacto con la gente, pero, como la mayoría, siempre decía: "cuando me jubile buscaré algo para entretenerme".  Pero fue antes...

Núria Miró | 30 gen. 2015

Inclusió social | Comments (9)

Llegiu-ne més

Per a la Creu Roja, la indiferència no és una opció

"La indiferència no és una opció " és el lema de la campanya que va promoure la Creu Roja el 2013 per conscienciar la societat sobre la terrible lacra que...

Alexandra Gabarró | 07 març 2014

Inclusió social | Sigueu el primer en comentar-ho!

Llegiu-ne més

COM HO FEM

Intervenció íntegra d'Antoni Aguilera, president de la Creu …

Benvolgut Sr. Joan Francesc Pont, vicepresident tercer de la Cambra de Comerç de Barcelona;Estimada Sra. Rosa Maria Bosch, cap de la Secció de Viure de La Vanguardia;Benvolguts assistents al Dinar...

Antoni Aguilera | 21 juny 2016

Diplomàcia humanitària | Sigueu el primer en comentar-ho!

Llegiu-ne més

Com donar de baixa un compte a les xarxes socials en cas de …

Davant de les situacions d'emergència, amb les quals la Creu Roja compta amb una llarga experiència, també van sorgint necessitats emergents i una d'elles té a veure amb el procés...

kenan | 28 abr. 2016

Eficàcia i eficiència | Sigueu el primer en comentar-ho!

Llegiu-ne més

Agraïda a Creu Roja pel manteniment de la memòria històrica

La Iolanda fa 13 anys que és sòcia de Creu Roja. La història de com va arribar a la institució és d'aquelles que cal conèixer. Al final de la Guerra...

Iolanda Niubó | 10 març 2015

Una creu roja forta | Sigueu el primer en comentar-ho!

Llegiu-ne més
La acción humanitaria sobre el terreno: visiones y retos

La acción humanitaria sobre el terreno: visiones y retos

Señoras y señores representantes, amigas y amigos de la Cruz Roja:   Tengo el honor de representar ante ustedes a una Institución, el Comité Internacional de la Cruz Roja, que el año...

Alexandra Gabarró | 21 maig 2014

Diplomàcia humanitària | Comments (2)

Llegiu-ne més

Els 10 més llegits